CUIDADOS PARA LA PIEL DEL CUELLO

CUIDADOS PARA LA PIEL DEL CUELLO
Las arrugas en el cuello es un proceso natural de la edad, aunque existen otros factores que pueden provocar estas indeseable líneas, marcas, arrugas en el cuello: la exposición prolongada al sol, fumar, beber alcohol, una dieta inadecuada y falta de cuidado de la pielA partir de los 25 años la producción de elastina y colágeno se reduce y hay que aumentar los cuidados de nuestro cuello y escote.
CUIDADOS PARA LA PIEL DEL CUELLO

Mientras que dedicamos muchas horas al cuidado de nuestro rostro, el cuello suele ser el gran olvidado, a pesar de que éste se deshidrata fácilmente, pues posee pocas glándulas sebáceas
Antes de recurrir a tratamientos clínicos, incorpora un estilo de vida y remedios caseros para mejorar la apariencia de tu cuello. 
Es importante que mantengas una dieta saludable rica en antioxidantes y ácidos grasos omega 3. Consume gran variedad de frutas y verduras, ya que contienen antioxidantes. Come pescados, como el salmón, para obtener ácidos grasos omega 3 o como una alternativa toma algún suplemento de aceite de pescado todos los días. Los antioxidantes combaten el daño de las células.
Protégete del sol y luce una piel radiante, mientras los ácidos grasos omega 3 la suavizan y disminuyen las arrugas.
Exfolia tu piel una vez por semana. Si exfolias la piel del cuello lograrás eliminar las células muertas, mejorarás la absorción de cremas hidratantes. 
Hidrata la piel del cuello todos los días, cuando la piel está humectada luce más saludable evitando que pueda lucir reseca y arrugada.
Es recomendable usar cremas hidratantes que contengan alfa hidroxiácidos, retinoides o vitamina C. Estas sustancias reducen la aparición de arrugas y combaten signos provocados por la radiación solar. 
Como alternativa, utiliza unas gotas de aceite de oliva para masajear tu cuello. Este producto natural hidrata la piel porque contiene vitamina A y E que ayuda a combatir daños en la piel causados por el medio ambiente, al mismo tiempo que suavizan y reafirma la piel del cuello.
Aplica nutrientes ricos en vitamina C sobre la piel del cuello: Sobre una toalla húmeda exprime un limón. Colócala sobre el cuello durante 10 minutos. Lava el cuello con agua tibia. Como alternativa, frota el interior del limón directamente sobre la piel del cuello. 
Otras frutas que puedes usar son la papaya y la piña. La vitamina C promueve la renovación celular de la piel, la tensa y tonifica
CUIDADOS PARA LA PIEL DEL CUELLO

Ejercicios para el cuello:  Es necesario masajearlos y realizar  los  ejercicios que se detallan a continuación, si es posible todos los días.
Siéntate en una silla y Mueve la cabeza hacia arriba mirando el techo. Estira la piel del cuello totalmente. Cierra la boca y mastica. Enfócate en el movimiento de la garganta y del cuello. Mastica al menos 20 veces antes de volver a la posición inicial. Repite el ejercicio, pero en lugar de masticar, estira tu labio inferior por encima del superior. Manténlo así durante cinco tiempos y repite el ejercicio cinco veces. 
Recetas casera para mejorar los cuidados para la piel del cuello
Mezcla 2 cucharadas de azúcar con suficiente miel como para formar una pasta. Con los dedos, aplica la mezcla en el cuello y masajea con movimientos circulares. Enjuaga con agua tibia. El azúcar exfolia tu piel, mientras la miel la suaviza e hidrata. Además, los antioxidantes de la miel tienen un efecto anti-envejecimiento. 

CÓMO LUCIR UN CHAL CON VESTIDO DE FIESTA

CÓMO LUCIR UN CHAL CON VESTIDO DE FIESTA
El chal es un accesorio de toda la vida y muy de moda en estos tiempos, el chal lo encontramos en distintos modelos, estilos y texturas diferentes. 
El chal lo puedes usar de distintas formas, te permite personalizar tu aspecto según la ocasión. 
CÓMO LUCIR UN CHAL CON VESTIDO DE FIESTA

Además de añadir elegancia a tu atuendo y protegerte contra el frío, un chal puede hacer que tu vestido se vea más conservador y luzca bien, logrando un lindo outfit con tus zapatos favoritos, tu bolso y vestido preferido. 
Estas prendas son versátiles y funcionales, llegando a ser un complemento adecuado ideal para nosotras las gorditas, nos ayuda a cubrir los brazos y tener la libertad de usar un vestido sin mangas.
El chal también nos ayuda a disimular esos indeseados rollitos, que toda mujer de talla grande tiene, logrando lucir bien en una noche diferente. 

Escoge un chal que combine con tu vestido de fiesta y, de esta manera, tendrás un accesorio útil para cualquier ocasión. 
Es una buena alternativa tener un chal que forme parte de tu vestido de fiesta y otro chal que sea del mismo color, puedes lograr dos tenidas distintas. 
Encontrarás chal de diferentes anchos y en caso de que tu vestido de fiesta sea sencillo, le dará un toque de elegancia usando uno del mismo color, pero con textura diferente. 
Otra alternativa es usar el chal del mismo tono con aplicaciones brillantes, diseños distintos, recuerda que a nosotras por nuestro tipo de cuerpo, nos conviene llamar la atención a la parte superior del torso. Otra alternativa, atrévete a usar y combinar el chal en otros colores con tu vestido de fiesta.
El chal un complemento a tu vestimenta: Escoge el chal de color distinto, no es necesario que combine si no que lo perfeccione.
Usa  un chal de diferentes tonos del mismo color. Es decir, usa un verde sobre otro matiz de verde. Cuando decidas usar una blusa o vestido en tonos metálicos como oro y plata. Imagina un chal clásico ya sea en blanco o negro, simplemente regia.
Si puedes y te gusta usa un chal de piel de preferencia sintetica, para añadir elegancia y calidez a tu vestido de fiesta. Puedes escoger entre los colores: marrón, negro, blanco o gris. 
Puedes colocar sobre los hombros y asegurar el chal, como tradicionalmente se hace, con broches o sujetarla en su lugar con las manos y brazos. 
También lo puedes colocar sobre un hombro, de la misma manera en que se usa una banda, con las puntas colgando hacia abajo. 
Usa un chal o una bufanda delgada alrededor del cuello con las puntas colgando al frente, en la espalda o a cada costado. Ésta es una manera favorable para aquellas personas que quieren lucir el vestido en lugar de encubrirlo, pero que sienten que necesitan un toque más elegante. 
No tengas repararo en usar un chal grande para dar a tu atuendo la apariencia de alta costura y añadir un toque distinguido a trajes sin gracia, recuerda que irá acorde con tu talla grande y tipo de cuerpo.
Busca las telas que tengan buena caída y forma. Coloca el chal alrededor de la espalda y déjalo caer alrededor de los brazos, logrando lucir sensual y sexy. 
Un chal largo puede abrigarte y luce distinto a un chal corto. Tú tienes la decisión
Animáte a usar el chal anudándolo al frente. Esta versión puede ser muy elegante. 
También puedes atar los extremos al centro, frente al pecho, sin forzar la tela para que tenga una caída natural. Evita los nudos apretados.